jueves, 1 de noviembre de 2007

PROMESAS DEL ESTE. ¡Gran película!

Hoy he ido al cine con mi padre. Estaba algo harto de estar encerrado en casa, así que le propuse ir a ver la última del director canadiense David Cronenberg. Me habían dicho que la película era muy buena, excepto los últimos diez minutos, y debo decir que estoy en desacuerdo.

La historia es la de una enfermera (Naomi Watts) que asiste a una joven inmigrante ucraniana en un parto en el el que esta muere. Intenta localizar a la familia de la chica a través del diario de esta, y desacubre que la chica había sido violada, drogada y prostituida por una red de la mafia rusa. En esto conoce al capo de la banda, que regenta un restaurante ruso, y a su chofer, interpretado por Viggo Mortensen.

Me parece que la película es excelente, que la tensión y la violencia son las justas, que la sencillez de la trama se agradece, que la fotografía y la ambientación están muy bien, así como el personaje de Mortensen, aunque el de Vincent Cassel sí me parece algo sobreactuado.

Sin aliento me ha dejado la pelea en la sauna. La coreografía de Mortensen en pilota picada peleándose con las manos denudas con dos chechenos con cuchillos me ha precido soberbia, muy realista y , aunque parezca una contradicción, descarnada. Y que un actor se preste a mostrar sus vergüenzas sin maquillaje ni poses playeros me parece de lo más loable. Además, claro, de ser un buen gancho (sic) para el público femenino.

2 comentarios:

Rabieo dijo...

Tengo ganas de verla... y me has motivado aún más. Cronemberg me parece un director infravalorado, y de hecho lo está, en parte por su nacionalidad (candiense) y en parte por lo atrevido de su cine.

Jaime Noguera dijo...

No te la pierdas. No es GUAU pero es OOH.