domingo, 18 de noviembre de 2007

LA NOCHE TRAVELA. En un carnaval, hace mucho mucho tiempo...


Sí, podeis gritar y aullar de horror, lo entiendo. Aquella noche de carnaval fui el travesti más feo del barrio. Debío ser por 1996 o 1997, si la memoria no me falla

Me lo tomé tan a risa que hasta pasé de afeitarme. Mi novia de entonces y sus amigas me proveyeron de todos los adminículos necesarios para ser una chochi-drag. Llevaba hasta panties...¡que suplicio! Eso sí, recibí muchos piropos de las viejecillas y de algún que otro bujarrón camuflado de machote.

La Plaza de la Mezquita de Arroyo de la Miel fue testigo de mi momento travesti. No he metido la foto entera para no comprometer a amigos y amigas que hoy en día son personas serias que ya han formado familias.

¡Que mal me quedaban esas gafas, por cierto!

7 comentarios:

Lucía dijo...

jajaja mas q un travesti.. parecías una abuelita salida :P

Jaime Noguera dijo...

Se ve que el rubio platino no es lo mío. Ni la tela de leopardo.

Rabieo dijo...

¿esa es fabiola o vanesa?
¿Qué fue de ellas?
¿Qué fue de todas ellas?

Jaime Noguera dijo...

Esa es Fabiola. Missing in combat. A Vanessa aka "La Cabra" la he visto con su retoño de un lado para otro, viéndolas venir. Una pena, ¿verdad?

Rabieo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rabieo dijo...

Pse... siempre fueron todas más felices que yo. La gran mayoría de las veces, la felicidad reside justamente en ser un epsilón y alejarte de aspirar a ser alfa. La inteligencia, la creatividad, el interés por conocer y otras cosas profundas, siempre amargan.

Por suerte mi postura filosófica ante la vida es cojonuda: La felicidad no existe.

Añoro mucho, pero que mucho mucho mucho la época de esa foto y los anteriores. Pesaba 25 kilos menos, tenía melenas y era capaz de tontear con las niñas con facilidad.

Cualquier tiempo pasado fue siempre mejor...

Jaime Noguera dijo...

Puede que LA FELICIDAD no exista, pero hay momentos en los que soy feliz, y entre ellos se encuentran cuando creo, cuando viajo, cuando conozco.