lunes, 19 de noviembre de 2007

LECTURAS PROFUNDAS PARA DÍAS PROFUNDOS.

En este blog no suelo hablar de mi familia, creencias o ideas políticas. Pocos saben que una vez quise ser misionero, irme a un monasterio en Rumanía y servir a Cristo y a su mensaje de paz en misiones por Rusia. Creo que aquello fue en 1998 o en 1999. Tuve una educación católica, incluso pasé un par de años en un colegio del Opus Dei, donde dos asignaturas importantes eran Religión e Historia Bíblica. Luego perdí la Fé.

En esto influyeron algunas peripecias personales, la lectura de muchos libros, una análisis crítico de la sociedad y del dolor que asola al mundo. Un buen día, dejé de rezar, de sentarme solo en alguna iglesia vacía en busca de una paz interior, hasta dejé de llevar una cruz que me había regalado mi madre y que ahora no encuentro.

Estos días repaso la Biblia, tratando de recuperar un poco de mis orígenes.

4 comentarios:

Rabieo dijo...

Dios existe. Estoy convencido. Que Dios no nos quiera poner las cosas fáciles es otra cosa distinta. Tiene un listón muy muy alto para nosotros.

El mensaje de Cristo es el mensaje más cojonudo de la historia mundial. Lo único jodido del asunto es que la iglesia como institución de poder, prostituyó el mensaje de Cristo, para aferrarse el poder... ¿no es diabólico? Yo creo que sí.

Dios trasciende al conocimiento humano, pero eso no da pie a que neguemos su existencia en base a una mera incomprensión.

Lucía dijo...

Estoy totalmente deacuerdo contigo :)

Rabieo dijo...

No todo en la vida es porno, tias buenas, marcas de cervezas y otros ugüentos etílicos variados...

Jaime Noguera dijo...

¿Porno, tías buenas, marcas de cerveza...?

¿Cuando salimos?

Jajajaja. Broma.

Gracias por el apoyo.