viernes, 21 de septiembre de 2007

DEATH PROOF. Sonrisillas, solo sonrisillas.

Eso es lo único (sonrisillas) que me ha provocado la película de Tarantino, que en su mayor parte me ha resultado tediosa. Me pareció interesante el concepto del asesino ex-especialista que utiliza un coche trucado para matar chicas. La cuestión es...¿por? ¿para?

Si el actor no hubiese sido Kurt Russel (fetiche mío, lo reconozco), creo que no habría pasado de la media hora, ni con los lap dances ni nada. La banda sonora está muy bien, las chicas haciendo de merdellonas USA también, aunque sus conversaciones me aburrían sobremanera, haciéndome imposible encontrar en este largometraje la brillantez de los diálogos de Reservoir Dogs o Pulp Fiction.

El final me parece pátetico, aunque clarifica bastante una cosa, que Tarantino escribió el (sic) guión muy fumado y muy bebido, seguramente en un trozo de papel higiénico, a altas horas de la madrugada, en algún lupanar con chicas de culos generosos. Solo por eso te perdono, Quentin.

2 comentarios:

Rabieo dijo...

Death Proof merece la absolución. Es muy buena pero tiene algunos grandes defectos que la escoran a lo mediocre:

1.- Las conversaciones son de tias y para tias. Hora y media de gallinero merdellón agotan a cualquiera. Para admirar esos diálogos en su pura escencia has de tener toto.

2.- Es una peli con dos partes duplicadas. Hubiera sido expléndida si en la segunda parte cambiara la dinámica de la peli... pero no... se limitó a hacer exactamente lo mismo que en la primera parte de la peli. Amarga.

No te preguntes ni el por qué ni el para qué. No tiene cabida ni aqui ni en planet terror.

El final es lo mejor para mi gusto. Ya vimos el story board fotograma a fotograma de cómo sería esta escena. Lo plasmó en Kill Bill, justo al final de los dibujitos animados de oren ishi (o como se escriba) La secuencia final es fotograma a fotograma, idéntica a esa secuencia en kill bill.

Es una buena peli, pero no la mejor de Tarantino por supuesto.

Jaime Noguera dijo...

Puffff, puedo considerar bueno algo que me aburre, vale, no soy perfecto y se que no me puede gustar todo lo bueno. Pero es que no me lo pareció.

De verdad, me desesperó el film, y es cierto, la segunda parte era gemela de la primera y uno no encontraba la gracia.

La ensalada de leches del final tiene su gracia como puro slapstick, y si eso es lo mejor de la peli...como si acabase de ver el show de Benny Hill. Bueno, ni eso, que por lo menos con el gordito guiri (en su momento) me reía.