martes, 28 de julio de 2009

EL MERCADO DE STEPANAKERT

Nada más entrar en el mercado de la capital de Nagorno-Karabaj un tipo bajito y renegrido me obsequia con un tapón de botella que contiene un líquido transparente. Lo hace sonriendo y en público, así que para no ser descortés, se lo acepto y me lo trago. Resulta ser un vodka extremadamente perruno. Toso y el tipo se ríe.

Farfullamos ruso un momento, reímos y sigo mi camino entre puestos de fruta y herramientas de bricolaje.

Frutos secos, quesos, aceites, licores, como en todo buen mercado que se precie, hay de todo.

Algunas ancianas empiezan a recoger. Los gatos deciden marcharse, ya hay poco que pillar.

Experimento una cotidianidad alienígena.

Hay un puesto de balones y Nick, el americano de Los Ángeles, posa con una pelota del Barça. Esto es globalización y lo demás son tonterías.

Cuando salgo, el sol se pone. Hace calor. Bebo de la botella (de agua) que he comprado en el mercado. Entonces reparo en algo. Es la primera vez que me encuentro con algo así haciendo "turismo".

La ciudad tiene torres de vigilancia preparadas para la ubicación de tiradores.


1 comentario:

Mara dijo...

Que chulo se ve el mercado! buah! me he partido de risa con lo del vodka! XD. Enhorabuena por tu blog!
Besos!