domingo, 1 de febrero de 2009

OUTLANDER. ¡¡¡Por Odín, el alien debe morir!!!

Es bueno ser extraterrestre. Se liga mucho, y solo hay que ver películas como Starman, El caballero del dragón o Las chicas de la Tierra son fáciles. Las terrícolas se pirran por probar cosas nuevas y, tras haber catado el rabo mandingo, la cimitarra andalusí, la espada tlaxalteca y similares...¡qué mejor que un buen sable laser from other space!

Bueno, dejando mis habituales (y tan demandados) comentarios soeces a un lado, el atractivo de los visitantes de otras galaxias se basa en realidad de la consecución de nuevo ADN.

En el caso de Outlander, la prota : princesa Freya (Sophia Myles), que no se quiere casar con ninguno de los forzudos nórdicos de su aldea, se volverá loquita por los huesos de Kainan (James Cavieziel), un alienígena al que se le ha calado su nave espacial cuando pasaba sobre Noruega allá por mediados del primer milenio.

Kainan, tras pasar un curso intensivo de nórdico antiguo de CCC, se integra en la comunidad a base de mamporros mientras un vitaminizado bichito luz, que se le había colado en la nave y se ha escapado en el amerizaje, se pega un gran banquete de carne escandinava. Los vikingos, hartos de ser pienso para la bestia, piden consejo a Kainan y se comen el tarro para darle matarile.

Mientras, Sophia Myles (ummm, grrmppfff, arghñammm) luce palmito, sonrisa demoledora y alimenta la tensión sexual entre los machos cazadores.

Y aún hay más. En esta frikofilm de buen presupuesto dirigido por Howard McCain, podremos ver a Ron Perlman machacando craneos a martillazos, a John Hurt de Rey muy, pero que muy perdido, monstruos antropófagos, barcos vikingos, cuevas, naves espaciales, un niño huérfano que da penita, trampas ingeniosas, fiestas con hidromiel... Cine palomitero y de evasión pura y dura.

Un beso para Sophia Myles.

4 comentarios:

Stultifer dijo...

Estas son justamente las que me gustan. Las que se lían a mamporros unos con otros.

Stanley Kowalski dijo...

Todo venía bien, hasta que lo nombraste a James, a partir de ahí me dispersé y a los tumbos llegué hasta el final de tu post. Iré a ver el film, sólo por James. Disfruta con Sophie.

Un abrazo.

La Maga Gris dijo...

Solo tengo una conclusión: no voy a verla. Es justamente el tipo de película que no soporto. ¿A tí si te gustan?
Hace años que no hacen una película que me marque.

Un saludito

Jaime Noguera dijo...

Kowalski:

Jajajaja, es que James es mucho James. Sophie no me corresponde, pero ya estoy acostumbrado...

Maga Gris:

No podría comer siempre caviar. De vez en cuando un bocadillo de mortadela apetece. Y este es un bocadillo... que está bien.