miércoles, 11 de febrero de 2009

ME CAGO EN SAN VALENTIN. El manifiesto.

Almuerzo de ayer. Restaurante en el centro de Málaga. La camarera eslovaca me habla:

-¿Ha sido de su gusto?

Pienso durante un segundo decirle que más me gustaría comerme sus tetas, pero me contengo.

- Sí, todo muy bueno.

No pronuncio el "y tú más" que bulle en mi cabeza.

- Si le interrresa, tenemos menu noche esspecial de San Valentín. Incluye...

La corto.

- ¿Pareja, incluye pareja?

Ella no lo capta y se queda cortada, sin saber que decir.

- Es que si no incluye pareja, va a ser algo aburrido.

Como ya he pagado, le sonrío, me levanto y me voy.

Quedan tres días para el más rosa del año. Mejor solo que mal acompañado, pero vaya...me cago en el día de San Valentín, en su calavera y en su madre montá a caballo y arrastrá por los tejados. He aquí mi manifiesto. Pásalo.

Os dejo con Semenamora el cacas, de Operación Mutante:

http://www.youtube.com/watch?v=paF3Sk8d7E4

7 comentarios:

Rabieo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rabieo dijo...

San Valentín
Navidad
Día de los Padres
Día de las Madres
Cumpleaños
Reyes
Etc

Cadas dos meses hay que inflarse de comer, hacer jijiji jajaja y comprar un regalo.

Si en esos días señalados te falta lo que se celebra, no lo pasas muy bien del todo.

Lo peor es cuando a uno le falta todo lo que se celebra. La sociedad es imperfecta. Tiende a emular el mundo feliz de Huxley, cuando realmente se parece más al Leviathan de Hobbes.

No existe el día de los desamparados, de los desafortunados, de los exiliados por conflictos bélicos o de los agorafóbicos. Este mundo es injusto, con colorines rosas que se desdibujan al primer lavado con lágrimas.

Lucía Duque dijo...

jajajajajajajaja!!!!!!

estás un poco (censurado)

Jaime Noguera dijo...

Rabieo:

Certero hasta hacer sangre, monsieur Rabieo.Aplauso.

Jaime Noguera dijo...

Rabieo:

Certero hasta hacer sangre, monsieur Rabieo.Aplauso.

Rabieo dijo...

LUCIA:

La censura es mia. Me autocensuré. La cagué con un asunto gramatical al escribir. Luego me releí, rectifiqué... y sigo cagándola.

Donde digo "Tiende a emular EL mundo feliz...", debí decir "Tiende a emular AL mundo feliz".

Donde digo "Lavado CON lágrimas", debí decir "Lavado DE lágrimas".

Pero autocensurarme por dos veces me parece aún más patético que equivocarme. Errar es de sabios. Censurar de frágiles miedosos.

Lucía Duque dijo...

yo censuraré el

"desesperado"