miércoles, 4 de febrero de 2009

PLACENTERO SACACORCHOS

Debo imprimir, e imprimo, un brochazo hedonista a mi blog con este nuevo comentario gastronómico. Hace un par de días fui a comer al Sacacorchos, restaurante situado entre Calle Álamos y Calle Cárcer, en pleno centro de Málaga.

De primero, pimientos del piquillo rellenos. Cremosos pero fibrosos, acompañados de un dorito, puré de patata, algo de champiñón y finas hierbas. Deliciosa combinación, y más ligeros de lo que parecen a simple vista.

De segundo: Medallón de solomillo de ternera nacional, flambeado con brandy, con salsa de trufa, fondo oscuro reducido al vino tinto de Somontano y puré de pimientos del piquillo. El punto de carne, perfecto. Excelente presentación, aunque algo incómoda la red de ¿patata? decorativa. El juego de salsas, agradablemente sorprendente. El punto de la cebolla con un levísimo caramelizado, jugoso. Un crucero por el Sena en el paladar.

De postre: Tarta de cuajada con piñones y helado de frambuesa. Refrescante y divertido. Tersa, suave, delicada. Riquísima.

De precio, no es caro pero no lo diré, no sea que alguno de los pedigüeños del otro día me coja manía. En definitiva...¡Teneis que ir!

4 comentarios:

Rabieo dijo...

Muy buena pinta, si señor!

Stultifer dijo...

Cuando lo inauguraron, justo tres días antes de Feria, la dueña, que especificó ser de Madrid, se quejaba de la informalidad de los malagueños y de lo mal que se sentía en esta ciudad.Seguro que en Teruel iba a estr mejor. Pues haber tirado hacia el noreste.

Lucía dijo...

que bien viven los ricos...

Jaime Noguera dijo...

Rabieo:

Y mejor sabía.

Stultifer:

Mi estómago no notaría la diferencia, aunque conociese la historia que cuentas.

Lucía:

¿Conoces alguno? ¡Preséntamelo!