sábado, 25 de octubre de 2008

SOBRE LAS CUMBRES DEL MUNDO

Quiero elevarme poco a poco sobre un público expectante. Dejar de escuchar sus murmullos de asombro mientras la diligente tripulación del Zeppelín recoge los cabos que le sujetan a la tierra. Quiero sentir ese vacío en mi estómago cuando este ingenio de la ciencia se enfrenta a la gravedad. Luego pediré que me traigan un té caliente y miraré por la ventana las carreteras y casas de juguete.

Quiero elevarme sobre las cumbres del mundo. Delhi, Tokio, Berlín y Nueva York. Desayunar sandwichs de pavo al horno y piña recién cortada en un atolón del Pacífico. Ver las cataratas de Iguazú como un charco desde el cielo. El agua condesarse sobre las hélices cuando sobrevolamos Siberia camino del Golfo Pérsico.

Quiero ver la decadencia de las obras del hombre. Los templos de Angkor cubiertos por la maleza, la torre Eiffel oxidada, Venecia bajo las aguas, egipcios insomnes esperando la caída de la Gran Piramide.

Quiero reflejarme luego en el cristal del puesto de observación, en el final de mis días, y ver tus ojos de nuevo.

7 comentarios:

Niri dijo...

qué poeta estás hecho

Lucía dijo...

es mi escritor favorito ;) después de García Marquez jajaja

Rabieo dijo...

Superpop total!

Jaime Noguera dijo...

Don Rabieo, defina usted "superpop".

¿Se refiere vd. a que la calidad de mi escritura es similar a la de los aporreateclas de esa magna publicación?

Stultifer dijo...

PP
Peazo Pepino

Rabieo dijo...

No lo sé tio. Me remito al post de tu blog, oh gran blog, donde introdujiste el término superpop.

Jaime Noguera dijo...

Jajajaja!