lunes, 22 de septiembre de 2008

FNAC DE MÁLAGA

Hoy me estuve paseando por la nueva tienda FNAC de Málaga. Encargué tres películas y compré una cuarta. Sushine, de István Szabó. 190 minutos de película por menos de 8€.

Me desilusionó la escasez de buenos títulos de cine documental o el lío que tenían en las secciones de drama y cine de autor. En cuanto a libros, no encontré una buena sección de ensayos como en la librería Alameda. Por otro lado, el énfasis se pone en las novedades (¿voy a tener que leer a la fuerza algo de Ruiz-Zafón?) y la sección de cine es paupérrima comparada con las de las tiendas Prometeo y Proteo. Pero bueno, no llevan ni una semana abiertos, así que habrá que darles cancha.

Cuando voy a pagar, estando yo solo en el mostrador, me pregunta una cajera sonriente "¿tiene la tarjeta de socio?".

Yo le respondo, o lo intento "Pues no, la tenía en la tienda de Marbella, pero como solo iba..."

"Siete euros cincuenta, por favor", me interrumpe ella torciendo el gesto.

No me dejó terminar. Me cortó. Yo quería terminar "...pero como solo iba una vez cada equis meses, no me salía rentable y no la renové". De esta forma me hizo patente algo que yo sabía, que en realidad le importaban un carajo mis motivos para tener o dejar de tener la tarjeta de socio FNAC

Me dieron ganas de descargar mi furia huna sobre ella y practicarle una cirugía a la azteca, pero entendí que solo conseguiría que me subiesen la bilirrubina y la acidez estomacal sin ninguna necesidad.

A ella le habían dicho, indicado, ordenado, que tenía que hacer esa pregunta. Si la respuesta era A- Sí, entonces cogía la tarjeta y daba los puntos de socio. Si era B-No, entonces cobraba y punto. Su trabajo no era atender agradablemente al único cliente que estaba ante el enorme mostrador longitudinal vacío y comentarle las ventajas de tener la tarjeta de socio, o indicarle donde podía informarse.

Le pagué calladito y me fui de la tienda hacia la estación de trenes.

Quizás, si en lugar de un triste dvd (ni siquiera una edición especial coleccionista con camiseta muñeco, taza conmemorativa, pendientes a juego, cromos, tarjetas y pegatinas imantadas para la nevera) de 7€ 50 céntimos, hubiese iniciado mi comentario con un montón de dvds, libros y alguna consola de videojuegos depositados ante la dependienta, ella me hubiese dejado terminar e incluso me hubiese mirado a la cara al devolverme el cambio.

Quizás, hasta habría mantenido la sonrisa.


4 comentarios:

Stultifer dijo...

Mañana voy yo y le digo que sí la tengo pero la he olvidado y que me haga otra que estoy muy interesado

Rabieo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rabieo dijo...

... quizás se trate dependienta que no tiene ganas de ejercer en realidad como una dependienta. Quizás aspira a ejercer en su carrera, si es que la tiene, o pagarse los estudios de cualquier forma, o simplemente trabajar para ganar un duro. Con casi toda probabilidad, la habrá colocado una ett que previamente la habrá colocado en otros innumerables

Hoy día no puedes esperar profesionalidad, vocación o una mínima orientación al cliente. Si las empresas no tratan a sus trabajadores con una sonrisa... será dificil que esos mismos trabajadores sonrian a sus clientes.

Niri dijo...

Como si te llevas la tienda entera, a mí me da la sensación de que le importa un pepino xD
Aquí yo ya he optado por no pisar la sección de cds.

*Buscas un grupo por la N y te aparece en la T si es que te aparece, porque los últimos éxitos de rebelde way y jonas brothers los tienen, pero lo demás ahh busque usted durante 2 horas y si no está es que no está...
Antes estaba muy bien organizado, no sé si han reducido personal, o van descuidando esa sección porque los cds ya no dan $$$$.

*De alguien tan conocido ( o no??) como Billie Holiday no tenían nada de nada.

*Encargué un dvd de Bob Dylan para mí padre. "Lo tenemos que traer de EEUU", "Ah genial, pues traedlo"
Fue hace 2 años.
O lo traen en barquita de remo y naufragó o no lo entiendo.
La sección de informática sonido y fotografía, es lo único decente.
Bah!