jueves, 6 de diciembre de 2007

MARTÍN LUTERO. ¡Las cosas que me da por leer, oigan!


Me acabo de leer la biografía del reformador, Martín Lutero, que me ha parecido un personaje convulso y rico en su complejidad, un tipo muy inteligente y un visionario.

Lutero protestó ( de ahí parte del contenido del término protestantismo) por la frivolidad en la que vivía gran parte del clero (especialmente las altas jerarquías, como había podido contemplar durante una visita a Roma en 1510) y también el que las bulas eclesiásticas -documentos que teóricamente concedían indulgencias a los creyentes por los pecados cometidos- fueran objeto de un tráfico puramente mercantil.

Lutero defendió la doctrina del «sacerdocio universal», que implicaba una relación personal directa del individuo con Dios en la cual desaparecía el papel mediador de la Iglesia, privando a ésta de su justificación tradicional; la interpretación de las Sagradas Escrituras no tenía por qué ser un monopolio exclusivo del clero, sino que cualquier creyente podía leer y examinar libremente la Biblia, para lo cual ésta debía ser traducida a idiomas que todos los creyentes pudieran entender (él mismo la tradujo al alemán, creando un monumento literario de gran repercusión sobre la lengua escrita en Alemania en los siglos posteriores).

También negó otras ideas asumidas por la Iglesia a lo largo de la Edad Media, como la existencia del Purgatorio o la necesidad de que los clérigos permanecieran célibes; para dar ejemplo, él mismo contrajo matrimonio con una antigua monja convertida al luteranismo. De los sacramentos católicos Lutero sólo consideró válidos los dos que halló reflejados en los Evangelios, es decir, el bautismo y la eucaristía, rechazando los demás.

Lo dicho, un personaje muy interesante, poco desconocido en nuestra cultura católica, que se ha encargado de silenciarle.

5 comentarios:

Lucía dijo...

que me gusta ste personaje :P

me encanta el final ;)

Sergio dijo...

que les peten a todos, catolicos... luteranos etc etc, para acabar con los males del mundo lo primero es acabar con todas las religiones

Lucía dijo...

jajajaja bueno lutero más que revindicar una religión lo que pretendía con su protesta era que la gente se diera cuenta que es una relación con Dios, un diálogo con él: preguntas y respuestas directamente de lo alto.

Yo tampoco stoy a favor de la religión.

Rabieo dijo...

Lutero moló.

Se lió una buena.

Sergio, Lucía... al acabar con todas las religiones, acabas con el pensamiento humano.

Me piro, voy a dar una vuelta por Carcassonne y Rennes-le-Chateau... ayer ya me vi Tolouse.

Sergio dijo...

Sergio, Lucía... al acabar con todas las religiones, acabas con el pensamiento humano.


no :)