miércoles, 12 de diciembre de 2007

DíAS MARAVILLOSOS EN MARRUECOS. Una imagen vale más que mil palabras.

Con Lucía, en el ferry camino de Ceuta. La pobre se mareó por ponerse a dar vueltas por el barco. Es que es muy aventurera ella.

Momentos antes, foto sacada sin avisar y a quemarropa, en el autobús Málaga-Algeciras.

Con los amigos de Martil comiendo pollo en Casa Toledo (Tanger) A mi derecha en la foto, Zennan Abdelatif, responsable de relaciones hispanomarroquíes del Festival de Cine de Martil. A su derecha, zampando pollo, el conductor del taxi que nos llevó todo el día.

Con Zennan y los amiguetes de Martil, a punto de inciar el recorrido por el zoco de Tánger.

En el famoso Café Haffa de Tanger, donde tomamos un caliente y sabroso té moruno acompañado de pistachos mientras disfrutábamos de una de las puestas de sol más hermosas que he visto en mi vida.

En casa de Zennan, que nos invitó a comer una ensalada que no se la saltaba un gitano y dos gallinas con aceitunas que quitaban el sentido. ¡Y con los dedos, auténtico!


Un viaje que fue un sueño, un sueño que fue un viaje. Los dos fueron reales. Pruebas de que la paz es posible, de que no hay barreras para la amistad, y de que el amor es el alfabeto con el que Dios quiere escribir nuestras vidas.

4 comentarios:

Lucía dijo...

Que bien que lo pasamos!!! Creo que ha sido uno de los mejores viajes de mi vida... Los paisajes, la gente, las experiencias, las risas y alegrías y todas las anécdotas que nos pasaron...

Los taxis moribundos, la muleta olvidada del pobre cojo etc... . A ver si cuentas esas anécdotas otro día ;)

Por cierto en el café Haffa, lo que comimos no eran pistachos, sino cacahuetes calentitos :P

Rabieo dijo...

Gran reportaje!

incluso sale Tarantino, en la tercera foto abajo, a la izquierda :d.

Jaime Noguera dijo...

Jajajaja, era su primo marroquí. Yussuf ben Tarantino.

Jaime Noguera dijo...

Jajajaja, era su primo marroquí. Yussuf ben Tarantino.