sábado, 27 de octubre de 2007

Y ENTONCES...LLEGÓ SAMANTHA FOX. Touch Me, año 1986.

Corría el año 1986. Yo tenía nueve añitos y me sentía atraido por el chocolate y por los grandes pechos (en general), como los de la cantante/modelo británica Samantha Fox, a la que descubrí a través de dos canciones, Nothing's gonna stop me now y la lúbrica Touch Me.


En un día de cierto resfriado os dejo con este vídeo pendulón (atentos a los movimientos atarzanados y al momento ventilador con lanzamiento de vaso de agua, impagables). Samantha, ex pin-up y merecida chica de portada de Playboy se convirtió en cristiana renacida en 1994, para declarse enamorada de su agente (una mujer) en el 2003. Ahora hace de presentadora, juez en reality shows y demás labores.

3 comentarios:

Rabieo dijo...

jejeje... samantha fox también me gustaba... y me sigue pareciendo tela de buena.

Siempre me gustaron más las tetas de sabrina... las primeras asiliconadas que vi en mi vida.

Buenos tiempos aquellos.

Lucía dijo...

pues si que empezaste joven en tu atracción heterosexual

Jaime Noguera dijo...

A Rabieo...No he olvidado a Sabrina Salerno. Próximamente.

A Lucía. Desde pequeñito supe lo que me gustaba.