sábado, 28 de mayo de 2011

EL EXPEDIENTE BULLDOG. Estonia y la Guerra Civil Española (1)

Perfil de colores de identificación de Bristol Bulldog Estonio.

Durante la Guerra Civil Española, la por entonces independiente República de Estonia, vendió una serie de aviones obsoletos a precio de oro al gobierno legítimo español.

Uno de los ejemplos fue el de una docena de Bristol Bulldog que la república báltica había adquirido en Inglaterra en 1929.

El avión estaba para 1936 en condiciones de hacer frente a otros biplanos como el Heinkel-51 alemán que operaban los sublevados, pero poco podían hacer con los cazas más modernos que aportaría la Legión Condor germana al esfuerzo de los (mal llamados) "nacionales".

Debido a ello, fue encuadrado junto a otra amalgama de aviones, muchos de ellos tambien obsoletos, dentro del legendario Circo Krone (en el que participaban muchos pilotos mercenarios, incluidos algunos norteamericanos) que defendía como podía la aislada zona cantábrica o Frente Norte.

Su entrega, trasburlar el bloqueo naval, estaba prevista ser realizada en Bilbao, pero la ciudad fue tomada por los franquistas, así que el barco que los transportaba tuvo que descargarlos en Santander.

Las cifras de aviones comprados varían según las fuentes., por ejemplo informes del Partido Comunista hablan de 18 ejemplares Incluso se habla de Bristol Bulldog letones, pero sí consta que ocho de ellos, camuflados en un cargamento de patatas por el buque Viiu (nombre estonio, por cierto, no letón) fueron descargados en Gijón el 5 de julio de 1937.

Los resultados operativos de este biplano fueron más bien pobres. Ello se achaca en ocasiones al ensamblaje de los mismos, que se hizo al parecer en condiciones muy precarias, al no tener los encargados de tal tarea esquemas o planos en buenas condiciones, mal traducidos o incluso ninguno alguno.


Perfil de colores de identificación de Bristol Bulldog Republicano.

El comandante de la Fuerza Aérea Estonia, sabiendo que el negocio había sido redondo, comentó alegremente que con el dinero obtenido de la venta de este material anticuado, podría adquirir un escuadrón completo de los nuevos Spitfire británicos.

No obstante, en poco tiempo, la bajada de pantalones de la Eesti Vabarik (República de Estonia) ante las exigencias estalinistas de la instalación de bases soviéticas, y la posterior invasión y asimilación dentro de la URSS, en base al acuerdo Ribentropp-Molotov, hizo imposible alcazar este objetivo soñado.


¿Justicia Poética?


3 comentarios:

Stultifer dijo...

Me gusta más lo que cuentas y cómo lo cuentas que lo que hay hoy en esta bendita ciudad con militares y desfiles... En la fiesta nacional, yo me quedo en la cama igual, pues la musica militar nunca me hizo levantar.

Rabieo dijo...

Muy bueno.

Me recuerda levemente al bananero asunto de los helicópteros comprados a Israel y vendidos a Iran y Venezuela que se ha destapado hace poco.

josenestor mas lopez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.